¿Es verdad que los gatos son antipáticos?

Los perros parecen biológicamente incapaces de ocultar su estado de ánimo: arrastran las patas, olfatean o mueven la cola para mostrar satisfacción, nerviosismo o pura alegría, sin adornos. Los perros serían terribles jugadores de póquer, pues captamos sus señales con demasiada facilidad.

Los gatos también tienen un sofisticado lenguaje corporal: sus estados de ánimo se manifiestan a través de las sacudidas de la cola, el pelo erizado y la posición de las orejas y los bigotes. Suelen ser un método fiable para saber si el gato está en modo amistoso o es mejor dejarlo solo.

Pero, aunque podemos estar seguros del vínculo de un perro con nosotros, con los gatos es más complicado. A pesar de los miles de años que los gatos domesticados nos han hecho compañía, sufren de mala imagen en las relaciones públicas.

¿Antipatía o independencia?

La independencia que muchos ven como una ventaja es vista por otros como distanciamiento o egoísmo. Sus detractores afirman que sólo muestran afecto cuando el cuenco de comida está vacío.

La mayoría de los propietarios dirán que eso es una tontería, y que su vínculo con su gato es tan fuerte como el de cualquier propietario de un perro. Pero, ¿por qué existe la imagen del gato distante y antipático? ¿Hay algo de cierto en ello?

Una pista puede venir de cómo fueron domesticados en primer lugar. Los primeros gatos domesticados aparecen en el Medio Oriente hace unos 10.000 años, justo antes de la invención de los duplicados de llaves.

A los gatos se les animaba a buscar comida por ellos mismos, manteniendo nuestros granos a salvo de ratas y otras alimañas. Desde el principio nuestra relación con los gatos fue un poco más distante que la de los perros, que nos ayudaban a cazar y esperaban una parte del botín.

En esencia, el gato sigue siendo un animal salvaje

Ese gato que te ignora desde el sofá, o te mira fijamente desde una repisa, comparte muchos de sus instintos con sus antepasados salvajes. El deseo de cazar, de patrullar el territorio, de protegerlo de otros gatos; está mucho más presente que en los perros.

Nuestra domesticación de los gatos sólo los ha alejado en parte de la naturaleza. Los perros y los humanos son muy parecidos y han convivido durante mucho tiempo. En cierto modo ha sido una coevolución.

En el caso de los gatos, es mucho más reciente y vienen de un ancestro que no es una especie social. El gato salvaje africano, del que domesticamos a nuestros gatos domésticos, Felis lybica, suele llevar una vida solitaria, reuniéndose sobre todo para aparearse.

Los gatos son el único animal asocial que ha sido domesticado. Todos los demás animales domesticados tienen un vínculo social con otros miembros de su especie. Dado que los gatos son tan atípicos, no es de extrañar que estemos entendiendo mal sus señales.

No es culpa del gato

Como son tan independientes y pueden cuidar de sí mismos, los gatos son populares. Pero que nuestro estilo de vida se adapte a ellos es otra cosa. Los humanos esperan que los gatos sean como nosotros y como los perros. Y no lo son.

La investigación sobre las emociones y la sociabilidad de los gatos se encuentra en su fase inicial, pero es un espectro bastante complicado. Hay gatos muy sociables, y la variabilidad en la sociabilidad puede provenir de lo que experimentan en las primeras seis u ocho semanas de vida.

Si tienen experiencias positivas, probablemente les gusten los humanos y quieran pasar el rato con nosotros. Así que, si queremos establecer un vínculo fuerte con nuestros gatos, ¿en qué debemos fijarnos?

Una mirada lenta y parpadeante (dirigida casi siempre desde lejos) es su forma de expresar amor. Incluso girar la cabeza hacia un lado no es necesariamente un desprecio, sino una señal de su relajación.

Los gatos relajados son más propensos a querer hacer amigos. Pero no te esfuerces mucho; intentar forzar a los gatos a comportarse como los perros está muy lejos de su comportamiento natural.

admin

Volver arriba