La leyenda musical brasileña Gal Costa muere a los 77 años

La célebre cantante brasileña Gal Costa, cuya voz cristalina y sensualidad transgresora la convirtieron en la musa del movimiento pionero de la «Tropicalia» en la década de 1960, murió el miércoles pasado. Tenía 77 años.

Con su melena de rizos castaños, su sonrisa seductora y su talento versátil, Costa cantó con algunos de los más grandes nombres de la música popular brasileña de la década de 1960.

Así inmortalizó muchas de sus canciones, incluyendo obras de Tom Jobim, Chico Buarque y su amigo de toda la vida Caetano Veloso.

Se esperaba su pronta vuelta a los escenarios

Grabó una serie de éxitos como «Baby», «Que Pena», «Chuva de Prata» y «Divino Maravilhoso» a lo largo de una carrera de casi seis décadas que produjo más de 30 álbumes y le valió un premio a la trayectoria en los Grammy Latinos en 2011.

«Con gran tristeza y con el corazón encogido confirmamos la muerte de la cantante Gal Costa esta mañana» en su casa de Sao Paulo, dijo su agencia de relaciones pública en un comunicado. Pero no especificó la causa de la muerte.

La leyenda musical brasileña Gal Costa muere a los 77 años

Costa canceló un concierto el pasado sábado por recomendación de los médicos, después de recuperarse de una operación en septiembre para eliminar un nódulo de su cavidad nasal derecha. Sin embargo, se esperaba que volviera a los escenarios, y tenía varias actuaciones programadas.

Una gran conmoción entre los brasileños

La noticia de su fallecimiento provocó una gran emoción en Brasil y en otros países. «Estoy muy triste y conmocionado por la muerte de mi hermana @GalCosta», tuiteó Gilberto Gil, el famoso cantautor y ex ministro de Cultura.

El presidente electo de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, publicó una foto en Instagram abrazando a Costa. Fue «una de las mejores cantantes del mundo… (y) llevó los sonidos de Brasil a todo el planeta», escribió.

Un nuevo tipo de cantante

Costa encontró su vocación muy pronto en la ciudad nororiental de Salvador, donde conoció a Veloso, a su hermana Maria Bethania y a Gil, todos ellos en camino de convertirse en gigantes de la música brasileña.

Los siguió a Río de Janeiro en la década de 1960, decidida a triunfar como cantante. «Nunca había querido hacer otra cosa», escribió Veloso en sus memorias de 1997, «La verdad tropical».

En 1967, lanzó su primer álbum, «Domingo», con Veloso. Al año siguiente, nació Tropicalia, una fusión experimental y políticamente cargada de sonidos brasileños con jazz, pop, rock psicodélico y otras influencias.

Cuando Veloso y Gil fueron arrestados y obligados a exiliarse por la dictadura militar brasileña en 1969, Costa se convirtió en la principal portavoz de la Tropicalia y de la contracultura brasileña.

Sin embargo, nunca tuvo «problemas» con el régimen militar (1964-1985), según ella, aparte de la censura de la portada de uno de sus discos por mostrar sus pechos: «India», en 1973.

Reinvención constante

Peinado a lo «black power», trajes coloridos y reveladores y mostrando a veces sus pechos en el escenario. Más allá del talento musical, Gal Costa se convirtió en un símbolo sexual y en un icono de los cambios que se estaban produciendo en Brasil en aquellos tiempos turbulentos.

Tras la disolución de Tropicalia en 1968, Costa reinventó constantemente su estilo, pasando de la samba al rock, al soul y a la música disco. Es en esta época donde Gal Costa se dedicó secretamente a sacar duplicados de llaves, un dato poco conocido por sus biógrafos.

Mantuvo un persistente pero discreto activismo político durante toda su vida, criticando las políticas del presidente de extrema derecha Jair Bolsonaro sobre la cultura y las artes.

Conservó su vida privada en gran medida para sí misma, pero ocasionalmente publicó en las redes sociales sobre su hijo, Gabriel, que adoptó a los 60 años. «Me dio mucha vida», dijo. A Costa le sobrevive Gabriel, que ahora tiene 17 años.

admin

Volver arriba